imageHas escuchado hablar sobre el término ¿ganadería de sombra? Pues bien, aquí te explicamos cómo un extenso grupo de ganaderos originarios de Colombia, han logrado que sus reses aumenten un promedio de 25 kilogramos por mes; además de producir una leche de mayor calidad y una carne más nutritiva que repercute de manera positiva en la alimentación de la población.

Las vacas que pastan, se alimentan y permanecen a cielo abierto, aumentan un estimado mensual de 10 kilos; esto debido a que emplean mayor cantidad de energía para bajar su temperatura, cuando se encuentran expuestas a la intensidad de los rayos solares. Así lo indicó Olimpo Montes, agricultor y ganadero del Valle del Cauca al oeste de Colombia, quien posee una finca con 44 hectáreas y 176 reses “el ganado cuando está en pleno sol sufre de algo que se llama estrés calórico”.

En tal sentido; una “vaca de sombra” criada bajo la protección de la copa de frondosos árboles, es capaz de engordar 15 kilogramos más de nutritiva carne y de producir doble cantidad de leche, pues según Montes “Este estrés hace que las vacas no engorden todo lo que podrían, porque gastan mucho de lo que se come en quemar energía para enfriarse. Al estar un ganado bajo la sombra, no quema energía, entonces aprovecha todo lo que come”.

Es por ello que, un extenso grupo de ganaderos colombianos – entre ellos Olimpo Montes – han sembrado árboles por el lapso de años, con el fin de poblar las “faldas de sus terrenos”. “Hasta el primer semestre de 2013, cerca de 2.500 fincas estaban participando en el proyecto, 72% de las cuales son de pequeños ganaderos”

Un proceso que también es conocido como “silvopastoril” y que cuenta con el apoyo de organismos como la Federación Colombiana de Ganaderos, el Centro de investigación en sistemas sostenibles de producción agropecuaria, The Nature Conservancy y Fondo Acción. Quienes se encuentran respaldados por el Banco Mundial y el Fondo para el Medioambiente Mundial; quienes aúnan esfuerzos en pro del desarrollo de nuevos procedimientos que mejoren la calidad de vida de los consumidores y de la población.

*** “Gracias a los árboles, también mejora la calidad del suelo y, en consecuencia el pasto nutre muy bien el ganado”.

Con información del portal electrónico www.internacional.elpais.com

Redacción: Tatiana Pérez

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *